LO MÁS LEÍDO

Criminalidad | Cayó alias ‘Tom’, principal cabecilla de La Oficina de Envigado

Aliasm Tom La Policía Nacional, en coordinación con la Fiscalía General de la Nación, capturó en Antioquia a Juan Carlos Mesa Vallej...

Búsqueda:

jueves, 30 de noviembre de 2017

En un día Capturados 67 cabecillas y sicarios del Clan del Golfo


En menos de 24 horas un grupo de uniformados tras 1 año de seguimientos e indagaciones, conformado por la Seccional de Investigación Criminal, Seccional de Inteligencia y el Grupo de Operaciones Especiales llegaron hasta 3 regiones del Departamento de Antioquia a cerrarle el paso al criminen organizado logrando así la captura de 67 integrantes de la estructura armada del clan del golfo que venía delinquiendo en el Norte, Bajo Cauca y  Oriente antioqueño.

En el corregimiento de Piamonte, jurisdicción del municipio de Cáceres fue ubicado Edy Manuel Torregrosa Cárdenas, conocido en el mundo del delito como “Bebe” buscado en 190 países con Circular Azul de Interpol, sindicado de ser cabecilla de la red sicarial de la subestructura Virgilio Peralta Arenas del GAO “Clan del Golfo” que delinque en la región del Bajo Cauca Antioqueño, además de ser el autor intelectual de la masacre ocurrida en Caucasia el 07 de octubre de este año, coordinando con ‘Rubén el gordo’ el transporte desde la terminal y posterior entrega de las 5 personas en el barrio la esperanza para que fueran asesinadas por la disputa del monopolio del tráfico local de estupefacientes en la zona. El capturado será procesado por los delitos de homicidio agravado y fabricación, tráfico o porte de armas de fuego.

De igual manera mediante orden de registro allanamiento se logra la captura de 13 delincuentes que integrantes de la subestructura ‘Virgilio Peralta Arenas’ ‘Prasca’, ‘Mercado’ ‘Tolima’, ’Super Putas o Cocote’, ‘Juan’ ‘Gatillo’, ‘Sowi’, ‘El Niche’ ‘Rayo’, ‘Diego O Camilo’, ‘Orejas’. Igualmente fueron capturados  ‘Escalera’ autor material de la masacre en Caucasia y  ‘Andrea’ esta quien era la encargada del transporte de las armas de fuego que iban a ser usado para la comisión de delitos, deberán responder por los delitos de Homicidio, Concierto para Delinquir Agravado con fines de Homicidio, Tráfico, Fabricación y Porte de Estupefacientes.

Simultáneamente en los municipios de Tarazá y Rionegro las operaciones de la Policía Nacional atacaron los tentáculos financieros del clan del golfo dando captura a 15 personas quienes eran requeridas mediante orden judicial, por los delitos de concierto para delinquir agravado con fines de homicidio, tráfico de estupefacientes, extorsión, desplazamiento y tráfico de armas y homicidio agravado  ‘Cripy’ o ‘Cripina’, ‘JS’, ‘Paloma’, ‘Mojon de luto’, ‘Boby Bedoya’, ‘La Muerte’, ‘Sofía’, ‘Gringo’, ‘Nano’, ‘Carlos Mario Concejal’, ‘Laverde’, ‘Turco o Amashta’, ‘Lazaro’, ‘John Perico’ y  ‘Conejo’ cabecilla militar de la banda delincuencial.

A esta estructura se les sindica la responsabilidad y participación en la ejecución de 28 homicidios registrados en éstas dos localidades por el no pago de cuotas extorsivas y disputas del tráfico local de estupefacientes.

En los municipios de Guarne y Yarumal mediante la realización diligencias de allanamiento y registro fueron afectadas dos bandas delincuenciales outsourcing de la organización criminal Clan del Golfo.

Guarne: 20 integrantes de la estructura ‘Los Cachorros’ requeridos por orden judicial por los delitos de concierto para delinquir, tráfico, fabricación o porte de estupefacientes y utilización e instrumentalización de menores. Dentro de las captura se resalta la de una mujer conocida como ‘Leidy’ cabecilla de la organización,  encargada de las finanzas dentro de la estructura las cuales eran producto de la venta y comercialización de estupefacientes.

Yarumal: ‘Banda de Muelas’, subestructura Julio Cesar Vargas en que delinque en los municipios de Yarumal y Valdivia, mediante diligencias de allanamiento y registro se logra la captura de 21 integrantes de esta estructura requeridos por los delitos de concierto para delinquir y tráfico, fabricación o porte de estupefacientes entre ellos ‘Maicol’ jefe de sicarios de la organización, sujeto al cual se le responsabiliza de los hechos ocurridos en mayo de 2017, donde resultaron lesionados 02 policiales y 02 personas civiles tras explosión de artefacto explosivo en el municipio de Caceres.

[con informacion de Extra Bucaramanga]

La masacre que pasó desapercibida en Caucasia hace menos de 2 meses

Además de los 5 multihomicidas sobre los que pesaba circular azul de Interpol, fueron capturados un concejal y una enfermera de Tarazá, así como 60 personas presuntamente afiliadas al Clan del Golfo en el Bajo Cauca.


Desde hace algún tiempo, las cosas se han estado ‘calentando’ en el Bajo Cauca antioqueño. El síntoma más claro de este aumento de la violencia fue la masacre de 5 personas que ocurrió en el municipio de Caucasia hace cerca de mes y medio y que pasó desapercibida. Lo que revelaron las investigaciones posteriores fue que al parecer se trataba de 5 hombres delegados por una organización delincuencial de Medellín para copar espacios de venta de droga en la región.

En aras de realizar sus labores de inteligencia, los hombres habrían contactado a un sujeto conocido bajo el mote de Bebé, quien los esperó en la terminal de transportes y los escoltó en taxi desde la salida del autobús hasta el lugar en el que fueron asesinados.

Lo que no sabían los invasores es que alias Bebé, -presunto autor intelectual del homicidio- era en realidad uno de los cabecillas de la subestructura Virgilio Peralta Arenas, afiliada al Clan del Golfo. Sobre su cabeza y la de sus compañeros Escalera, Rubén, Andrea y Juan Campanero pesaba una circular azul de Interpol, lo cual los transformó en objetivos prioritarios de la fuerza pública en la región e hizo que fueran unos de los primeros capturados dentro del megaoperativo que tuvo lugar esta semana en el Bajo Cauca y que condujo la policía de Antioquia.

Tan sólo en Tarazá y Caucasia fueron aprehendidas 30 personas, entre las que se contó un concejal de Tarazá, así como una enfermera y un encargado de recursos humanos del hospital local. De acuerdo con lo que pudieron establecer los investigadores, el concejal habría sido parte del componente político del grupo delincuencial y era el encargado de vigilar a los contratos que celebrara la administración, para estar seguro de que el tentáculo del Clan del Golfo obtuviera su tajada de cada uno de ellos a través de la extorsión.

En cuanto a la enfermera, que se había desmovilizado del Bloque Mineros unos años antes, tenía la tarea de curar a los cabecillas de mayor rango de la subestructura que fueran heridos en combate. Mientras que el trabajador de recursos humanos transportaba en ambulancia a los lesionados y evitaba que el hospital reportara a los heridos por bala que se presentaran en su sede. Además de que al parecer recogía los medicamentos necesarios para el frente Virgilio Peralta y se encargaba de corromper a uniformados de la fuerza pública local.

Durante la operación que fue planeada a lo largo de todo el año, los agentes de la agencia Seccional de Investigación Criminal, de Inteligencia y del Grupo de Operaciones Especiales capturaron a un total de 67 personas en menos de 24 horas, entre las cuales 16 personas cayeron en Yarumal y 21 en Guarne, también presuntamente pertenecientes a clanes afiliados al grupo del Clan del Golfo, antiguamente conocido como los Urabeños.

Además de dedicarse al tráfico de estupefacientes, los integrantes de las bandas “De Muelas” y “Los Cachorros” son señalados de haber participado en decenas de homicidios, extorsiones y desplazamientos, así como de la utilización de artefactos explosivos como el que lesionó a dos policías y dos civiles en mayo pasado en el municipio de Cáceres.

Motivo por el cual serán imputados por los delitos de delitos de homicidio agravado y fabricación, tráfico o porte de armas de fuego, tráfico, fabricación y porte de estupefacientes y concierto para delinquir agravado, entre otros.

[con informacion de semana]

Capturan a hacendado por la masacre de El Aro

Masacre el aro.

El hecho, ocurrido entre el 22 y el 27 de octubre de 1997, fue perpetrado por hombres de las ACCU, quienes estaban bajo el comando de Carlos Castaño y Salvatore Mancuso. Aún prevalece la impunidad.

La masacre del Aro (corregimiento del municipio antioqueño de Ituango), ocurrida entre el 22 y el 27 de octubre de 1997, y en la que fueron asesinadas quince personas por manos de las entonces llamadas Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (ACCU), es una de los hechos que la justicia colombiana no esclarece completamente, pues se ignora còmo un ejército criminal de más de 200 hombres logró moverse con soltura desde el bajo cauca hasta el norte antioqueño.

El caso no está cerrado y ahora por orden de la Fiscalía General de la Nación emitida el 26 de diciembre de 2014 y confirmada el 30 de junio de 2016, fue capturado en Santa Rosa de Osos el hacendado Jaime Alberto de Jesús Angulo Osorio, pues se presume que participó en la avanzada paramilitares que además de asesinar amedrentó a la comunidad con torturas y agresionaes sexuales.

Según la Fiscalía, "la orden de captura en contra de Angulo Osorio fue proferida por la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos, tras imponer medida de aseguramiento de detención preventiva en centro carcelario como presunto responsable de los delitos de homicidio agravado, tortura y violencia sexual, dentro de la investigación que se adelanta en el marco de la Ley 600 de 2000".

Angulo Osorio fue capturado la noche del pasado 5 de noviembre por unidades de la Dirección de Tránsito y Transporte Seccional Antioquia, cuando viajaba por el kilómetro 68 de vía Hatillo – Llanos de Cuiva, en Santa Rosa de Osos, norte de Antioquia. Al hacendado se le atribuye colaboración en los homicidios de Fabio Antonio Zuleta Zabala, Omar De Jesús Ortiz Carmona, Omar Iván Gutiérrez Nohaba, Olquín Jair Díaz Pérez, Arnulfo Sánchez Álvarez, José Darío Martínez Pérez, Otoniel de Jesús Tejada, Wilmar de Jesús Restrepo Arango, Marco Aurelio Areiza Osorio, Nelson de Jesús Palacio Cárdenas, Nelson Cuadrado Urrego, Wilson Padilla y Guillermo Andrés Mendoza Posso.

"De acuerdo con la investigación, en esos días se registró la incursión de más de doscientos (200) paramilitares que permanecieron en este lugar durante más de una semana cometiendo todo tipo de delitos, como homicidios, torturas y ataques sexuales sobre las mujeres de este lugar. Destruyeron gran parte del corregimiento y forzaron a los habitantes a desplazarse a lugares aledaños".

Hasta el momendo las versiones de las víctimas no han sido confirmadas, como la que se ha repetido en varios testimonios: que durante los días de la masacre dos helicópteros rondaban El Aro, uno de ellos amarillo, cuya descripción coincide con el helicóptero que hasta el día de hoy es propiedad de la Gobernación de Antioquia. Hay que recordar que en julio de 2006, la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó al Estado colombiano la masacre y lo obligó a investigar el caso.

Hasta el día de hoy, El Aro no se termina de recuperar de esa incursión y muchos recuerdan la larga tortura que sufrió Marco Aurelio Areiza, un humilde tendero que fue amarrado a un naranjo, torturado, para finalmente sacarle el corazón de un tajo. En el corregimiento apenas viven unas 50 familias, cuando en los primeros años de la década del 90 eran más de trescientas. Muchos temen volver, pero todos esperan la verdad.

[con informacion de semana]

Contundente golpe a la estructura del Clan del Golfo en el Bajo Cauca

EN 24 HORAS CAEN 67 CABECILLAS Y SICARIOS E INTEGRANTES DE LA ESTRUCTURA CRIMINAL.

LOS OPERATIVOS SE LLEVARON A CABO EN EL NORTE, BAJO CAUCA Y ORIENTE ANTIOQUEÑO.

Antioquia. En menos de 24 horas un grupo de uniformados tras 1 año de seguimientos e indagaciones, conformado por la Seccional de Investigación Criminal, Seccional de Inteligencia y el Grupo de Operaciones Especiales llegaron hasta 3 regiones del Departamento de Antioquia a cerrarle el paso al crimen organizado logrando así la captura de 67 integrantes de la estructura armada del clan del golfo que venía delinquiendo en el Norte, Bajo Cauca y Oriente antioqueño.

 

  

En el corregimiento de Piamonte, jurisdicción del municipio de Cáceres fue ubicado Edy Manuel Torregrosa Cárdenas, conocido en el mundo del delito como “Bebe” buscado en 190 países con Circular Azul de Interpol, sindicado de ser cabecilla de la red sicarial de la subestructura Virgilio Peralta Arenas del GAO “Clan del Golfo” que delinque en la región del Bajo Cauca Antioqueño, además de ser el autor intelectual de la masacre ocurrida en Caucasia el 07 de octubre de este año, coordinando con ‘Rubén el gordo’ el transporte desde la terminal y posterior entrega de las 5 personas en el barrio la esperanza para que fueran asesinadas por la disputa del monopolio del tráfico local de estupefacientes en la zona. El capturado será procesado por los delitos de homicidio agravado y fabricación, tráfico o porte de armas de fuego.

 

 

De igual manera mediante orden de registro allanamiento se logra la captura de 13 delincuentes que integrantes de la subestructura ‘Virgilio Peralta Arenas’ ‘Prasca’, ‘Mercado’ ‘Tolima’, ’Super Putas o Cocote’, ‘Juan’ ‘Gatillo’, ‘Sowi’, ‘El Niche’ ‘Rayo’, ‘Diego O Camilo’, ‘Orejas’. Igualmente fueron capturados ‘Escalera’ autor material de la masacre en Caucasia y ‘Andrea’ esta quien era la encargada del transporte de las armas de fuego que iban a ser usado para la comisión de delitos, deberán responder por los delitos de Homicidio, Concierto para Delinquir Agravado con fines de Homicidio, Tráfico, Fabricación y Porte de Estupefacientes.

 

Simultáneamente en los municipios de Tarazá y Rionegro las operaciones de la Policía Nacional atacaron los tentáculos financieros del clan del golfo dando captura a 15 personas quienes eran requeridas mediante orden judicial, por los delitos de concierto para delinquir agravado con fines de homicidio, tráfico de estupefacientes, extorsión, desplazamiento y tráfico de armas y homicidio agravado  ‘Cripy’ o ‘Cripina’, ‘JS’, ‘Paloma’, ‘Mojón de luto’, ‘Bobby Bedoya’, ‘La Muerte’, ‘Sofía’, ‘Gringo’, ‘Nano’, ‘Carlos Mario Concejal’, ‘Laverde’, ‘Turco o Amasta’, ‘Lázaro’, ‘John Perico’ y  ‘Conejo’ cabecilla militar de la banda delincuencial.

A esta estructura se les sindica la responsabilidad y participación en la ejecución de 28 homicidios registrados en éstas dos localidades por el no pago de cuotas extorsivas y disputas del tráfico local de estupefacientes.
  
En los municipios de Guarne y Yarumal mediante la realización diligencias de allanamiento y registro fueron afectadas dos bandas delincuenciales outsourcing de la organización criminal Clan del Golfo.

Guarne: 20 integrantes de la estructura ‘Los Cachorros’ requeridos por orden judicial por los delitos de concierto para delinquir, tráfico, fabricación o porte de estupefacientes y utilización e instrumentalización de menores. Dentro de las capturas se resalta la de una mujer conocida como ‘Leidy’ cabecilla de la organización, encargada de las finanzas dentro de la estructura las cuales eran producto de la venta y comercialización de estupefacientes.

 

 

Yarumal: ‘Banda de Muelas’, subestructura Julio César Vargas en que delinque en los municipios de Yarumal y Valdivia, mediante diligencias de allanamiento y registro se logra la captura de 21 integrantes de esta estructura requeridos por los delitos de concierto para delinquir y tráfico, fabricación o porte de estupefacientes entre ellos ‘Maicol’ jefe de sicarios de la organización, sujeto al cual se le responsabiliza de los hechos ocurridos en mayo de 2017, donde resultaron lesionados 02 policiales y 02 personas civiles tras explosión de artefacto explosivo en el municipio de Cáceres.

En la operación fueron capturados 6 presuntos implicados en la masacre donde murieron 5 personas en Caucasia en el mes de octubre. Los 5 tenían circular azul de Interpol buscados en más de 180 países

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Criminalidad | Intenso operativo contra el Clan del Golfo permitió la captura de 8 presuntos integrantes

Fotos/Policía Antioquia
Más de 100 uniformados de la Policía, adelantaron labores que permitieron la captura de los 8 presuntos integrantes del Clan del Golfo en la región del Urabá, Antioqueño, entre los capturados está alias “Yonni”, un desmovilizado del bloque “Sinú san Jorge” de las AUC

Con el también cayeron “Bladimir”, “Ingrid”, “el Viejo” y “Cuco”, quienes hacían parte del frente Virgilio Peraltas Arenas.

De acuerdo a la información entregada por la policía, estas personas están sindicadas de ser los responsables de extorsionar al gremio de comerciantes de los municipios de Caucasia y Cáceres, a quienes les exigían sumas de hasta 2 millones de pesos.


Con las capturas las autoridades quedan esclarecidos 5 casos de extorsión registrados en Valdivia y Yarumal.

[con informacion Minuto 30]

Criminalidad | Ejército capturó al presunto responsable de la masacre en Caucasia

 El capturado sería cabecilla de sicarios del Clan del Golfo en el Bajo Cauca antioqueño.
Ejército capturó al presunto responsable de la masacre en Caucasia. Foto: Prensa Décima Primera Brigada.
En desarrollo de la operación Agamenón II, tropas de la Décima Primera Brigada de Córdoba lograron la captura de alias “Edy”, quien según las autoridades habría sido el responsable de la masacre de cinco personas en Caucasia (Antioquia), el pasado 7 de octubre del presente año y sería cabecilla del Clan del Golfo.

“Este individuo tenía dos funciones delictiva dentro de esa estructura, uno era cabecilla o jefe de sicarios de Caucasia y Cáceres y otra, era el coordinador de microtráfico del municipio de Caucasia. Alias Edy o Bebé se le sindica del homicidio de las cinco personas en Caucasia, pero adicional, el 22 de noviembre pasado intentó asesinar a un minero en el municipio de Cáceres”, precisó el comandante de la Décima Primera Brigada, coronel Gabriel Marín.

Según lo establecido en medio de las investigaciones, la masacre habría sido cometida porque las cinco personas al parecer tenían intentos de comenzar una red de microtráfico paralela a la que tendría el Clan del Golfo.

Las autoridades informaron, además, que el supuesto responsable del atroz hecho era el encargado de proporcionar seguridad a las mal llamadas plazas de microtráfico en Caucasia.

El capturado fue dejado a disposición de la Fiscalía 26 de Caucasia.

[con informacion de W radio]

Criminalidad | capturan a jefe financiero del Clan del Golfo y a otros supuestos criminale

Foto: Noticias Caracol 
Los operativos de las autoridades se desarrollaron en el Bajo Cauca y en el Urabá antioqueño, los principales lugares donde opera esta banda.

En la vereda Mantagordal del municipio de San Pedro de Urabá fue capturado Neder Luis Almario Fuentes, conocido como alias 'Yonni', cabecilla financiero del  Clan del Golfo.

'Yonni', desmovilizado del Bloque Sinú de las AUC Tierralta, Córdoba, según las autoridades tenía una trayectoria criminal de 20 años.

Este hombre habría ordenado la intimidación a empleados de apuestas que posteriormente fueron asesinadas por no acceder al pago de extorsiones.

En el Bajo Cauca se capturó a John Jairo Rangel Martínez, alias 'Bladimir'; a Ingrid Johana Guzmán Palacio, alias 'Ingrid', y a Adán Manuel Vergara Ortega, alias 'El Viejo'.

Ellos harían parte del autodenominado Frente Virgilio Peralta Arenas.

[Con informacion de noticias caracol]

martes, 28 de noviembre de 2017

Asesinaron a líder de restitución de tierras en Belén de Bajirá

    
Mario Castaño, líder asesinado en Belén de Bajirá. Foto: @Redprodepaz

Dolor, indignación y preocupación generó en Belén de Bajirá el asesinato de Mario Castaño, líder social de esa región del Urabá, abanderado de los proyectos de restitución de tierras despojadas por el conflicto armado.

El líder comunitario, de aproximadamente 55 años de edad, recibió cerca de siete impactos con arma de fuego mientras dormía en su finca.

Henry Chaverra, líder social en Belén de Bajirá, manifestó su dolor por el asesinato de otra persona que guiaba a los habitantes en su lucha para recuperar los predios despojados. Aseguró que a través de llamadas y mensajes de texto, han recibido amenazas de muerte, sin obtener hasta ahora el debido acompañamiento por parte de las autoridades.

Belén de Bajirá es un territorio clave para el posconflicto en la región del Urabá que comparten Antioquia y Chocó. Este territorio es uno de los cuatro corregimientos que se disputan ambos departamentos desde hace 18 años, donde se han denunciado presiones por parte de grupos grupos para que se defina la autonomía en la zona.

El asesinato del líder social en Bajirá se suma a la muerte violenta de otros líderes en Medellín, Barbosa, el norte de Antioquia y el Bajo Cauca. Distintos sectores denuncian que se trata de una campaña sistemática nacional para asesinar a los líderes de las comunidades más desprotegidas.

[con información de Rcn Radio]

La doble vida del mayor que trabajó para alias “Inglaterra”

FISCALÍA RASTREA LOS BIENES DEL UNIFORMADO

Héctor Fabio Murillo Rojas, con doce años en la Policía, es investigado por ser el principal colaborador de Luis Eduardo Padierna. Interceptaciones fueron claves para su captura.

El mayor de la Policía Héctor Fabio Murillo Rojas. / Cortesía Fiscalía

El Clan del Golfo es uno de los grupos armados operacionales que en la actualidad dominan el mapa del crimen organizado en el país. Su historia está marcada por el narcotráfico, la avaricia, las disputas internas, los asesinatos, la cárcel y la muerte. Por estos días, el ambiente que rodea a esta organización está tenso por la muerte de Luis Eduardo Padierna, alias Inglaterra, tercero en la línea de mando de ese grupo mafioso, liderado por Dairo Úsuga, alias Otoniel.

Hace menos de tres meses, el 31 de agosto, las Fuerzas Armadas abatieron a Roberto Vargas, alias Gavilán, el segundo al mando. Desde entonces, alias Inglaterra amplió su zona de influencia hacia Norte de Santander. Según fuentes de la Fiscalía, su idea era concertar alianzas con Los Pelusos y controlar las rutas de envío de droga en la frontera con Venezuela. Un objetivo, agrega la Fiscalía, en el que contaba con ayuda del mayor de la Policía Héctor Fabio Murillo Rojas, capturado este fin de semana.

El uniformado, conocido con el alias de Mayor, lleva 12 años trabajando en la Policía. Se venía desempeñando como jefe del Modelo Nacional de Cuadrantes, cargo que, según el ente investigador, le facilitaba coordinar las labores que realizaba al servicio de la organización criminal. Hoy se le señala de servir de enlace de la estructura criminal para la compra de armas de fuego tanto de corto como de largo alcance, operaciones que realizaba con terceros en las zonas de Tumaco y Buenaventura.

“Esas armas eran utilizadas para realizar toda clase de atentados, incluso en contra de la Fuerza Pública, como el llamado ‘Plan Pistola’. Esos atentados han costado la vida a cerca de 24 miembros de la Policía Nacional”, señalaron fuentes del ente investigador a este diario.

Las interceptaciones

En poder de la Fiscalía se encuentran varias grabaciones que comprometen al uniformado con la organización criminal. En un audio se revela que fue el mismo mayor Murillo Rojas el encargado de llevar a alias Inglaterra hasta Norte de Santander. “En uno de los días de descanso que tenía, coordinó todo para el traslado de alias Inglaterra a Norte de Santander. Interceptó cada uno de los operativos de la Policía para que no fueran detectados”, señala la Fiscalía.

En otra de las llamadas en poder del ente investigador se escucha la forma como el uniformado logró evitar la captura de dos comerciantes que movilizaban altas sumas de dinero en efectivo en Medellín. El mayor le dio la orden a un auxiliar que los retuvo de dejarlos ir y de no presentar reporte de lo sucedido.

Asimismo, la Fiscalía tiene en su poder registros de más de $200 millones en efectivo para pagar la nómina encargada por alias Inglaterra. Además, en el momento de su captura portaba un equipo celular encriptado, que tiene un costo de más de $10 millones de pesos. “En el momento no podemos determinar cuánto le pagaba la organización al uniformado por esta función, pero estamos siguiendo el rastro a bienes que habría adquirido de manera ilegal y con los que logró incrementar su capital. También se verifican terceros que se prestaron para ocultar bienes de Inglaterra”.

Además del operativo, las autoridades comenzaron con cuatro diligencias de registro y allanamiento de inmuebles que al parecer eran frecuentados por el capturado, incluyendo dos fincas en los municipios de Jericó y San Jerónimo, en Antioquia. El mayor de la Policía Héctor Fabio Murillo Rojas fue imputado por los delitos de concierto para delinquir agravado y prevaricato por omisión agravado. Desde el fin de semana se encuentra recluido en la cárcel de Itagüí.

Mientras se descubrían los malos pasos del oficial de la Policía, el cuerpo sin vida de alias Inglaterra fue traslado a Carepa (Urabá antioqueño), donde este lunes fue despedido con caravana y aplausos por una parte de la comunidad, hecho que han criticado duramente las autoridades. El máximo jefe de la organización, Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel, desde el pasado 3 de septiembre anunció al presidente Santos su deseo de someterse a la justicia. Sin embargo, este objetivo parece lejano, pues la iniciativa no ha avanzado con éxito en el Congreso.

En los últimos dos años, las autoridades han capturado a 1.500 integrantes del Clan del Golfo y decomisado 100 toneladas de coca y activos, por el equivalente a $500.000 millones, que han pasado a extinción de dominio. El propósito de las autoridades es erradicar a esta organización, lo mismo que todas aquellas que quieran persistir en el negocio del narcotráfico

[con información de  El Espectador] 

Con corridos prohibidos y caravana recibieron el féretro del tercero al mando del Clan del Golfo

Decenas de motociclistas homenajearon al narcotraficante dado de baja por las autoridades en Norte de Santander. Mientras los asistentes se peleaban por quién cargaba el ataúd, con un aplauso y silbidos en Carepa comenzaron sus exequias.

Con corridos prohibidos y caravana recibieron el féretro del tercero al mando del Clan del Golfo. Foto: Archivo Particular.

La memoria de Pablo Escobar no es la única que hace peso en la historia colombiana. Un cuarto de siglo después de su muerte sigue intacta la aceptación social que todavía les abre camino a los narcotraficantes y les permite escabullirse con facilidad entre la comunidad.

Inglaterra hacía parte de la cúpula del Clan del Golfo. Era el tercero en la línea de mando de ese grupo mafioso liderado por Dairo Úsuga, alias Otoniel. El gobierno de Estados Unidos lo había pedido en extradición y existía una recompensa de 500 millones de pesos por él.
Puede leer:

 Alias Inglaterra, el otro capo caído

Sin embargo, ninguno de estos incentivos fue un motivo suficiente para que alguien entregara pistas que ayudaran a dar con su paradero. De hecho, la imagen con la que los habitantes de un pueblo del nororiente de Antioquia recibieron el féretro este sábado a las 11:30 de la noche, se aleja notoriamente de esa posibilidad.

Con pólvora, pitos y a ritmo de las Águilas del Norte, decenas de motociclistas acompañaron las exequias del temido narcotraficante que este fin de semana fue trasladado a su pueblo natal desde Norte de Santander. "En mi caja de la fina, mis metrallas de tesoro. Gocé todito en la vida: joyas mujeres y oro. Yo soy narcotraficante, sé la rifa por el polvo", se escuchaba en casi todas las discotecas de la zona rosa de Carepa que al unísono le dieron gusto con la que sería su canción preferida: Una cruz de marihuana.

Así lo registró el portal Noticias Urabá, que este fin de semana publicó un video con todos los detalles del recibimiento y las paradas que hizo el carro fúnebre. Y es que como un héroe fue recibido el hombre que protegió a sangre y fuego el microtráfico de la zona. "Todo un guerrero, decimos que no hay muerto malo pero hay de muertos a muertos. Los que tuvimos el gran placer de conocerlos sabemos el gran ser humano que era. Q.E.P.D", comenta una mujer del municipio. 

A pesar del rechazo e indignación de las autoridades locales que califican este tipo de actos como una apología al delito, es claro que todavía muchos colombianos no han logrado alejarse del fantasma del narcotráfico a pesar de la trágica marca que ha dejado en la historia reciente. Y es que en parte, para algunos analistas esto ha ocurrido porque telenovelas y series han reeditado, muchas veces de forma generosa, los años más violentos que vivieron los antioqueños y el país.

"La verdad es que le asombra a uno ver como las personas hoy tienen truncados los valores, y les parece que es algo magnífico acompañar al féretro de un delincuente, la verdad es que no lo entiende uno; eso es hacer apología del delito”, señaló el comandante de la Policía en Urabá, coronel Luis Eduardo Soler a Caracol Radio. 

Hombres, mujeres y niños rodearon con pancartas en mano y celulares el automóvil que transportó el cuerpo del temido narcotraficante. Pese a los reproches que han despertado las imágenes de la concentración, la escena que más ha indignado a los internautas en las redes sociales tiene que ver con el momento en que sacan el ataúd y lo trasladan a donde es velado. "Despacio, despacio", grita una mujer mientras el momento se funde en un sólo aplauzo y los asistentes se pelean por cargar el féretro.

En la tarde de este domingo, sus restos fueron trasladados hasta el corregimiento Piedras Blancas, donde los habitantes de su zona de influencia se le rendirán un homenaje. Se espera que alrededor del mediodía de este lunes, su cuerpo nuevamente sea trasladado a la cabecera municipal para así cumplir con el entierro que se tiene programado para las dos de la tarde.

Inglaterra tenía 38 años de edad, pero desde los 18 estaba metido en el mundo del crimen. Durante varios años hizo parte del bloque Bananero de los paramilitares, en el que se hizo ‘célebre’ por liderar un grupo encargado de ejecutar las masacres en las poblaciones del Urabá antioqueño. En 2005 se desmovilizó, pero a los pocos meses ya estaba de regreso en la delincuencia.

Daniel Rendón, alias Don Mario, lo llevó para formar parte de las nacientes y autodenominadas Autodefensas Gaitanistas, hoy Clan del Golfo. Como parte de sus primeras tareas, creó en esa banda lo que se conoció como grupo especial boinas rojas. Era básicamente un escuadrón de la muerte conformado por Inglaterra y otros diez asesinos responsables de decenas de muertes en Carepa, Chigorodó, Mutatá y Dabeiba, en Antioquia.


[con información de Semana] 

En año y medio se titularon casi 900.000 hectáreas de baldíos.

La Agencia Nacional de Tierras ha formalizado la propiedad sobre 1,4 millones de hectáreas.
La meta, al final de este gobierno, es tener formalizadas más de 2 millones de hectáreas.    Foto: El Tiempo

De las 180.000 solicitudes de adjudicación de tierras que el liquidado Incoder mantuvo engavetadas por años, la Agencia Nacional de Tierras logró evacuar, en 18 meses, 32.000.

Esos resultados son los que explican en buena medida por qué en el mismo lapso, según un informe conocido por EL TIEMPO, la Nación tituló 21.500 baldíos al mismo número de familias campesinas, la cuales hoy son dueñas, con papeles en mano, de 861.000 hectáreas.

A la fecha, en una estrategia que avanza de la mano con el acuerdo de paz con las Farc, pero que es independiente de ese proceso, la Agencia ha formalizado la propiedad sobre 1,4 millones de hectáreas. A las 861.000 hectáreas de baldíos se suman otras 605.000, que corresponden a procesos de constitución o ampliación de resguardos indígenas y tierras de comunidades afro en todas las regiones del país.


En ocho meses largos, cuando termine el gobierno Santos, la meta es que estén formalizadas 2’115.000 hectáreas, si bien el acuerdo de paz estableció una meta de siete millones para los próximos 15 años. La tierra ya formalizada equivale a unas diez veces el área urbana y rural de Bogotá. 

El Fondo de Tierras, que también hace parte del acuerdo de paz y debe proveer siete millones de hectáreas para familias que no la tengan, tiene ya 138.000 hectáreas adquiridas a través de diferentes vías. A ese fondo entrarán antes de que termine el gobierno las 932.000 hectáreas que la justicia les ha quitado a las Farc.

De estas, 400.000 están en la región del sur de Bolívar (donde no se conocía que esa guerrilla hubiera amasado tal fortuna) y el resto, en Caquetá, Meta y Putumayo. El inventario crecerá también porque la Fiscalía tiene detectadas miles de propiedades que las Farc no han entregado aún para la reparación de sus víctimas.

“El impacto de este programa es clave, como que equivale a lograr que la paz ahora sí tenga bases sólidas en las regiones –dice Miguel Samper, director de la Agencia de Tierras– (...). Sin la formalización de la propiedad no habrá desarrollo en las regiones y tampoco la posibilidad de que la inversión privada llegue con seguridad jurídica hasta donde antes no podía hacerlo”.

El viernes pasado, la Agencia Nacional de Tierras entregó títulos de propiedad a 80 familias de Caucasia, en el bajo Cauca antioqueño, que antes cultivaban coca, y llevan ya varios años con los programas de sustitución de cultivos. En ese municipio hay otras 1.023 familias que esperan dar el mismo paso, de un total de 7.300 en todo el país que aspiran a legalizar la propiedad sobre los terrenos que alguna vez fueron narcocultivos. Varias de las familias que recibieron títulos de propiedad en el bajo Cauca son parte de cabildos zenúes que también le han apostado a la sustitución.

El Gobierno, según dijo Samper, espera que antes de fin de año termine el proceso de socialización para la expedición de la ley de tierras, cuyo trámite se dejará para el año entrante, cuando se reinicie la legislatura.

El director de la ANT garantizó que ninguna de las disposiciones irá en detrimento de la propiedad privada sobre la tierra, como lo han señalado algunos sectores críticos del acuerdo de paz. “Se acusó a la Agencia de Tierras de que iba a generar inseguridad jurídica y que iba a acabar con la propiedad privada; por el contrario, los resultados lo que demuestran es que la propiedad privada se masificó”, dice Samper.

 [Con informacion  El Tiempo]

lunes, 27 de noviembre de 2017

Muere joven a raíz de una balacera en la discoteca Mukura, del municipio de Caucasia

Orden Publico en Caucasia y las Águilas Verdes. Parte 2


Alerta por aumento de cultivos ilícitos en Antioquia


Un grupo de más de 1.200 policías lleva meses internado en la zona erradicando cultivos pero a la vez protegiéndose de ataques de las bandas criminales que controlan el negocio de la cocaína.

Hay preocupación por el aumento de los cultivos ilícitos en varios municipios del norte de Antioquia.

En los últimos dos años, los cultivos de hoja de coca se triplicaron en llegando a las 8.855 hectáreas, lo que representa un 215% de aumento según la oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito.

En los municipios de Tarazá, Valdivia, Cáceres, Briceño, El Bagre y Nechí, se encuentra el 63% de la coca de todo el departamento.
"Esto es un flagelo porque nosotros siempre lo hemos denominado como el combustible de la violencia que se vive en el país", indica el subsecretario de gobierno de Antioquia, Hugo Alberto Parra.
En 2016 se volvieron a encontrar cultivos ilícitos en Chigorodó y Caucasia, por lo que se instaló el Centro Estratégico Operacional del Bajo Cauca para bloquear y neutralizar la cadena del narcotráfico.

Un grupo de 1.236 hombres de la Fuerza Pública es el encargado de la erradicación.
Este núcleo de policías cumple más de 90 días internado en zonas de difícil acceso tratando de erradicar cultivos donde es necesario llegar con un guía canino y un técnico antiexplosivos.
"Inicialmente se pretendía un paro sobre todas las vías del departamento especialmente del Bajo Cauca. Se llegó a una concertación la cual consiste en que la Policía Nacional erradica los cultivos de los diferentes territorios y simultáneamente el programa de sustitución de la Presidencia de la República le da los beneficios a los propietarios de estos terrenos. Ellos no tienen la necesidad de erradicar sino la policía", explica el comandante de la región 6 de la Policía, el general Carlos Ernesto Rodríguez.

A la presencia del ELN, del Clan de Golfo y la topografía del terreno, se suman las condiciones climáticas. Durante lo corrido del año, seis policías han sido víctimas de descargas eléctricas.

[con informacion de NoticiasRCN] 

sábado, 25 de noviembre de 2017

Cultivos ilícitos son “un perjuicio para uno”, dice exraspachín de Caucasia

El viernes se entregaron 80 títulos de propiedad en Cacucacia, Este es el reporte de la Agencia Nacional de Tierras sobre lo que allí sucedió.

Pobladores de Caucacia, donde se entregaron este viernes títulos de propiedad dentro del programa especial de formalización de predios rurales para familias excocaleras de la Agencia Nacional de Tierras.Agencia Nacional de Tierras
Por Agencia Nacional de Tierras Caucasia, Antioquia

Eliécer Manuel Pila es un indígena Zenú que hace muchos años entendió que cualquier actividad relacionada con cultivos ilícitos solo dejaba dolores de cabeza y tristezas para él y su familia.

En 2010, Pila se convirtió en raspachín o recolector de hoja de coca. Salía de su pequeña finca, en el municipio de Caucasia, Antioquia, y caminaba durante tres días hasta llegar al sitio donde estaban los cocales. En realidad, según sus palabras, nunca supo quiénes eran los dueños de los sembrados ilegales. Tampoco preguntó por sus nombres. Es más, ni siquiera le interesó saberlos. Siempre recibió órdenes de otros campesinos más antiguos que él en el penoso trabajo.

Con el tiempo, Pila se fue desencantando de esa actividad. Si bien ganaba hasta 50.000 pesos diarios, sus pensamientos las 24 horas del día estaban con su familia. “Me puse a ver que eso era un perjuicio para uno. (Era triste) uno por allá bien lejos sin saber qué le estaba pasando a la familia”, comentó Pila durante una entrevista con la oficina de prensa de la Agencia Nacional de Tierras.

Entonces llegó a una sabía conclusión: “Para uno estar sufriendo por allá, es mejor venirse a sufrir aquí con su familia”. No volvió nunca más a los sembrados ilegítimos y les dijo adiós a sus tiempos de raspachín.

Hoy, Pila se considera un hombre distinto. No tiene dinero, pero en cambio se ha ganado el liderazgo en el resguardo Tigre 3 de los Zinúes de Caucasia, donde habitan 265 indígenas de 48 familias que cultivan arroz, yuca, plátano y ñame.

El viernes, las buenas noticias continuaron para los Pila cuando el director de la Agencia Nacional de Tierras, Miguel Samper Strouss, premió la férrea voluntad de familias excocaleras de Caucasia –o que eventualmente puedan serlo por la vulnerabilidad en que viven– y les entregó 80 títulos de propiedad que las acredita como dueñas definitivas de sus tierras.

En el caso de la familia Pila, la beneficiada de la jornada fue la hermana de Eliécer Manuel, Francisca Pila, quien recibió los títulos de dos predios: uno de 86 hectáreas y otro de 23. En marzo del próximo año será su hermano el beneficiado directo del programa “Formalizar para sustituir”.

“Abramos los ojos. No podemos luchar contra las drogas únicamente con cárcel y glifosato”, dijo Samper Strouss durante el acto celebrado en la Escuela Normal Superior del Bajo Cauca de Caucasia. En concepto del funcionario, que durante su intervención destacó la celebración del primer año del acuerdo de paz sellado por el gobierno nacional y las Farc, “tenemos miles de familias que cultivaban coca por necesidad y que hoy rechazan con firmeza los cultivos ilícitos”. En consecuencia, concluyó, “estamos respaldando a esas familias para facilitarles el acceso a la tierra. Esa es la razón de ser de este programa y arrancamos con 80 estímulos en Antioquia”.

En el evento, al lado de Pila, también estaba Maritza Sierra, quien recibió igualmente el título de propiedad de sus 12 hectáreas que están sembradas de limón y mango. Si bien ella nunca ha tenido relación directa con narcocultivos, la violencia generada por éstos en Caucasia ha hecho de su vida un “corre-corre”. “Cuando uno se desplaza –dijo– se le viene a uno el mundo encima. Usted no sabe para dónde va. Eso es donde lo coja a uno la noche. Duele mucho tener que dejar lo poquito que uno tiene”.

En 1992 Sierra abandonó Caucasia “porque eso era un muerto aquí y un muerto acá”. Entonces se desplazó para el corregimiento Regencia, en el municipio de Montecristo, en Bolívar. Allá también llegaron los paramilitares, los mismos que la habían sacado corriendo de Caucasia. “Allá (en Regencia) la cosa también se calentó. De pronto estábamos bien y entraban los paramilitares y hacían reuniones y mataban uno, dos o tres. Luego venía la guerrilla, reunía al pueblo y también mataba a uno, a dos o a tres”, recordó Sierra, de 57 años y madre de siete hijos..

Finalmente, la aguerrida mujer se fue para Magangué, un puerto a orillas del río Magdalena. Allá, durante casi 20 años, le hizo el quite a la violencia y también a la muerte. Pero su corazón estaba en Caucasia. Regresó hace cinco años, según ella, para no volverse a ir jamás. Por eso Sierra apoya el proceso de paz entre el gobierno nacional y las hoy pacificadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc). “Si es por el bien (del país), mejor que hayan negociado para que no haya más muertos. ¡Ojalá Dios permita que así sea!”, indicó.

Una posición que apoya sin ambages el también campesino Remberto Ortega, de 60 años y quien también el viernes recibió el título que lo acredita como propietario de sus 17 hectáreas de tierra.

“La intención (de las negociaciones) es buenísima”, aseguró Ortega, quien, no obstante, advirtió que una paz verdadera tiene que ir de la mano con el campo y el campesino. “La paz es cambiar de actitud (…) La paz es con perdón y reconciliación (…) ¡Esa sí es una verdadera paz!”.

De acuerdo con Ortega, casado y padre de cuatro hijos, desde hace 30 años en la vereda donde vive en Caucasia nunca ha habido paz completa. Primero fue la violencia de la guerrilla, después la de los paramilitares y desde hace algunos años la de las bandas criminales. Luego de la desmovilización de los paramilitares, a las veredas Tigre 1 y 2 llegaron las bandas criminales, que se apoderaron de todo. Incluso del fútbol. En el pasado, los nuevos ilegales –al decir de Ortega– hacían reuniones para imponer reglas en ese deporte que les favoreciera al equipo de ellos.

Es más, en 2007 hubo un hecho que nunca quedó claro: el árbitro que pitaba los partidos de fútbol fue asesinado. Nunca se supo por qué. Si por un error en la conducción de los juegos, o por algún otro problema, malentendido o señalamiento.
El programa especial de formalización de predios rurales para familias excocaleras es desarrollado por la Agencia Nacional de Tierras y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC por sus siglas en inglés) como una alternativa que ofrece el gobierno nacional para generar acceso a la tierra a familias vulnerables que abandonaron la ilegalidad.

En el proyecto la Agencia Nacional de Tierras invierte 1.636 millones de pesos. De las 7.300 familias focalizadas para este programa en todo el país, Caucasia cuenta con 1.023 en 48 veredas. Cultivos ilícitos son “un perjuicio para uno”, dice exraspachín de Caucasia.

  [Con informacion  El Espectador]

Autoridades investigan mortandad de peces en el Bajo Cauca

   

Preocupados están los habitantes del municipio de Caucasia, Bajo cauca antioqueño por una mortandad de peces en uno de los afluentes hídricos más importantes de esta región.

En videos compartidos por los líderes de las juntas locales, se observa cómo  cientos de individuos agonizan en el caño el Silencio desde este viernes. Al lugar se desplazaron profesionales de Corantioquia para recolectar muestras del agua e individuos muertos que establecer la fuente de esta catástrofe ambiental.


Las autoridades recomiendan a la población abstenerse de consumir  los bocachicos, tolombas y sardinas para evitar mayores problemas en la salud pública. Los habitantes temen que la catástrofe se vuelva mayor toda vez que la fauna aledaña a este caño suele alimentarse de estos peces.

  [Con informacion  De RCN Radio]