lunes, 5 de junio de 2017

Cáceres | Guarumo, capital del crimen en el Bajo Cauca


La Verdad del pueblo [prensa32@hotmail.com]
El corregimiento de Guarumo, en el municipio de Cáceres, dista a diez minutos de Caucasia. Es el lugar donde se refugian los bandidos que van a delinquir en Caucasia y otros sectores del Bajo cauca. Guarumo lo podemos llamar como el lugar donde los criminales tienen vivienda y centro de operaciones, estando a cinco minutos de Piamonte.

Parte de esa población, con contadas excepciones, ha sido cómplice de las Bacrim, debido a que han permitido que sean ellos quienes impongan la autoridad, en un pueblo de más o menos de cinco mil habitantes, que desde hace muchos años ha visto dominado su territorio, estando cerca del lugar de operación, sirviendo como oficina para citar las víctimas de la extorsión.

Guarumo no tiene estación de Policía. Esporádicamente se ve la presencia de la Policía o del Ejército, dando ronda solamente de paso, lo que ha llevado a que la comunidad, estando desamparada por el Estado, acuda a quienes dan las órdenes y a los jefes de las Bandas Criminales. Así Guarumo tiene autoridad entre la comunidad.   

De Guarumo salen los sicarios para asesinar en Caucasia; desde Guarumo sale la droga que se vende en Caucasia y en otros lugares; en Guarumo está uno de los sitios de “pique”; en Guarumo se planean muchos delito en contra la comunidad. Lo más raro de todo es que ése lugar le ha quedado grande al Gobierno para intervenirlo, y al menos garantizar la presencia de la Policía por un año, y así empiecen a resocializar parte de esa comunidad que ha estado bajo el mando de las Bacrim.  

La mayoría de los bandidos viven en Guarumo o tienen a sus familiares. En Piamonte se encuentra refugiada la cúpula y el mando mayor de todos ellos, siendo el lugar de operaciones desde que existía el Bloque Central Bolívar de las AUC, al mando de Carlos Mario Jiménez alias “Macaco”.

Hoy en el corregimiento de Guarumo como el de Piamonte, están los principales cabecillas dando órdenes, reuniéndose para dar consignas a los bandidos de cualquier novedad que se tenga que realizar, así como también definir las extorciones, uno de los flagelos más grande que ha tenido que soportar el Bajo Cauca, sin importar para los bandidos la comunidad de esa región que está en el medio de un conflicto, que no es de ellos.

Hoy Guarumo pide a gritos la presencia del Estado y de su Fuerza Pública, para poder darle otra vida a la comunidad que se encuentra intimidada por los bandidos, herencia que les dejó las AUC.

Ahora predomina el Clan del Golfo, que cada día coge más fuerza, por estar en un lugar estratégico para los delincuentes, que son la plaga más grande de los últimos veinte años.

Lo que es Guarumo, la Isla de la Amargura, La Platanera y Piamonte, son lugares claves y poderosos para ellos. ¿Hasta cuándo?

Caucasia | La extorsión y la vacuna: delitos sin freno en Caucasia. ¿Cuánto pagan los comerciantes al Clan?


Leiderman Ortiz Berrio [prensa32@hotmail.com]
La extorsión y la vacuna son un delito sin freno, por lo tanto todo aquel comerciante, que paga vacuna, está contribuyendo a la compra de armamento y apoyando la criminalidad en el Bajo Cauca, en especial Caucasia. Cada homicidio que sucede en cualquier lugar de este municipio, es con armamento comprado por las vacunas que reciben las Bacrim pagadas por el comercio.

Sin embargo, en un municipio de Antioquia, donde los comerciantes, cansados de pagar vacuna, aún temiendo denunciar, se reunieron y tomaron la decisión de denunciar a los bandidos en bloque. Ésta decisión de los comerciantes, apoyada por las autoridades policivas para acabar con ese flagelo, que tanto los mortifica, cumplió con el objetivo de acabar con la extorsión.

Dice un comerciante: “si nos van a matar, tendrán que asesinarnos a las 50 personas que denunciamos, y ahí sí a estos bandidos se les complica más su situación”. Ésta decisión fue contundente para las víctimas, para la tranquilidad de todos. Con esta decisión los comerciantes dieron ejemplo de cómo acabar con el pago mensual de las vacunas extorsivas. 

La anterior historia es la que Caucasia debe tomar como ejemplo y acabar de una con esa presión, que cada día se les está creciendo a los ciudadanos y comerciantes. Si no se toma la decisión entre todos, el Gobierno tendrá que tomar decisiones drásticas en contra de ellos, por ser financiadores de las Bandas Criminales, imputándoles el delito de financiación y colaboración a grupos al margen de la ley; o también, una omisión de denuncia, tipificada en el Código Penal.

Ya es hora que todos se unan y denuncien en bloque a las Bandas Criminales. Los bandidos están totalmente ubicados e identificados por La verdad del pueblo, medio que ha venido trabajando en investigaciones periodísticas para que las autoridades estén atentas para capturarlos. Así, el Bajo Cauca podrá respirar un poco de esa cruel plaga de criminales que existe en el territorio. 

A La verdad del pueblo no le ha sido difícil infiltrarse en la organización criminal, por lo que cada denuncia de este medio tiene la información veraz y contundente, por el trabajo tan legítimo que realizamos para descubrir la verdad de esos bandidos, que cada día están más acorralados por las autoridades. Muy pronto habrá un “golpe grande” del que no quedarán ni las plumas de las gallinas.

Este medio ha tenido acceso a las listas de los comerciantes y ganaderos que pagan vacuna a la organización criminal que opera en el Bajo Cauca. En una investigación con algunos comerciantes se verificó, que las vacunas que ellos pagan, es positivo y es el aporte mensual a las Bandas Criminales.   

Estos son algunos comerciantes, empresas y ganaderos que aparecen en la lista y que pagan vacuna a las Bandas Criminales:


Todo el comercio de Caucasia está vacunado para garantizarles la seguridad. ¿Dónde están las autoridades? El comercio y los empresarios le pagan mensualmente a la delincuencia $27.500.000.

Todo el mundo se pregunta: ¿quién cobra las extorsiones? La verdad del pueblo tuvo acceso al retrato del Jefe de Finanzas del Clan del Golfo en Caucasia, quien controla las vacunas de la organización. Alias “Alonso” y su mano derecha alias “Faber” están al frente de las finanzas de la organización y del cobro de las extorsiones.



Alias “Alonso” es un sinvergüenza que muy pronto caerá en manos de las autoridades, ya que es dueño de un paga-diario, en la cual está involucrada parte de su familia.  Además, es propietario de una cantina en la Calle 10 con la carrera 14, en el barrio Pueblo Nuevo.

El reconocido criminal alias “Alonso”, quien desde hace años delinque con las bandas criminales, ha sido muy bien identificado por éste medio de comunicación: dónde vive, sus movimientos, quién es su familia, sus vehículos, sus negocios y en dónde se puede esconder, en caso de huir al ser capturado. Ojala que su abogado-tinterillo Urrutia lo pueda defender.

La verdad del pueblo denuncia ante la comunidad a estos bandidos y pide la intervención inmediata de las autoridades. Todo está consumado: al parecer, alias “Alonso” y sus secuaces se van a podrir en la cárcel. Como dice un dicho: “muy cierto gallina en casa no se coge corriendo”.

En el paga-diario, que sirve para lavar el dinero de las vacunas y como fachadas de la criminalidad, al mando de alias “Alonso”, trabajan alias “Faber”, alias “La Flaca”, “La Negra” y su yerno. ¿No es esto una empresa criminal que opera en Caucasia? Las finanzas de ellos sirven para incrementar logisticamente la nómina de los delincuentes y la compra de armas para sostener este grupo a margen de la ley.

***
Espere en la próxima edición de La verdad del pueblo la otra lista de comerciantes y ganaderos de Caucasia que pagan vacuna a la organización del Clan del Golfo.