LO MÁS LEÍDO

Criminalidad | Cayó alias ‘Tom’, principal cabecilla de La Oficina de Envigado

Aliasm Tom La Policía Nacional, en coordinación con la Fiscalía General de la Nación, capturó en Antioquia a Juan Carlos Mesa Vallej...

Búsqueda:

miércoles, 30 de mayo de 2018

En Hidroituango la avalancha ya la hubo

Si se puede repetir aguas abajo
Isabel Cristina Zuleta/ Rios Vivos 


Caucasia.

Hidroituango está en el ojo del huracán, hay pánico en el Bajo Cauca y la Mojana porque se viene una avalancha; pero para Ríos Vivos, una Fundación que se ha opuesto al proyecto desde sus inicios, la avalancha se llevó a cabo aguas arriba de la Presa, con muertos incluidos incluso; fenómeno que se puede repetir aguas abajo. Lo más triste y sospechoso, nadie pronuncia la verdad sobre los daños y amenazas de ese monstruo dormido.
Estas son afirmaciones de Isabel Cristina Zuleta, Directora de esta Fundación, que aunque es socióloga, ha aprendido lo básico de derecho para interpretar Normas, Decretos, Resoluciones, tramites y licencias ambientales, para reclamar derechos y violaciones de los intereses ambientales, sociales colectivos de comunidades de base que ella llama “Cañonera” porque viven en el Cañón del Rio Cauca, un Ecosistema con unas características especiales y ancestrales.
Isabel Cristina, una diminuta mujer de ojos miel muy vivaces, trigueña, delgada, sencilla como su vestimenta, y con fácil verbo reflexivo y escarnecido, nos cuenta cómo surge “Ríos Vivos” Antioquia: “Nace por los desalojos forzosos que empezaron hacer EPM y la Gobernación de Antioquia en el año 2010, comenzaron a llegar a las riveras del Rio Cauca, Ituango, fue el primero, después Briceño y posteriormente Toledo, las comunidades les tocó soportar el pánico y atropello del ESMAD para hacer el lanzamiento de estas personas que habían desarrollado allí su proyecto de vida por años... Sólo atinaban a preguntar, Que está pasando, sin encontrar respuestas.”
La Ituanguina, que prefiere ser Antioqueña;  no Paisa, porque el Paisa es depredador de la Naturaleza, nos manifiesta que allí comienzan hacer sus propias investigaciones, y se encuentran con una problemática socio ambiental que se estaban generando y las dificultades que podrían tener a futuro. “Ríos vivos” hace una primera propuesta antes que se inicie la Mega obra y es que se dialogue con los actores Armados de la Zona, la idea fue tomada como descabellada y tildaron el movimiento de locos porque históricamente allí había presencia de al menos 4 grupos guerrilleros y uno paramilitar. Paradójicamente hoy, fue más fácil hablar con esos grupos, que con las comunidades de barequeros ancestrales: entonces vinieron las judicializaciones. Estas personas que Vivian por años y años allí, tenían posesión, al menos necesitaban una reubicación yendo más allá de la vivienda, la tierra, un trabajo  para su subsistencia. Otro punto importante se le llamó el de la dignidad, que es derecho a saber la verdad de las masacres que ocurrieron en la zona: la verdad entre Hidroituango y el Conflicto Armado, el derecho a encontrar los desaparecidos. Lo primero con EPM y lo segundo con el Estado.
La Fundación Ríos Vivos, hace una gran movilización en el año 2012, en la que se logra bloquear toda la obra como medida del Pueblo y para el Pueblo y evitar tanto desastre. Allí surge otra incógnita y es que explicaran para qué esa energía; suena tonta la pregunta, pero hasta ese momento era un secreto; a regañadientes la respuesta que dan es que es para la Demanda Nacional y exportarla, las investigaciones dan como resultado que esa energía va a ser utilizada para la Megaminería, ósea, además del Desastre generado por la Presa se le suma el daño ambiental por la explotación minera a gran escala, esto demuestra las concesiones mineras que se están dando como la mina Buriticá, seguramente provocando más desplazamientos, falta de trabajo y  educación.
Esta mujer, Isabel Cristina Zuleta,  con un alma noble pero un carácter férreo, que se olvidó de lo personal para luchar desigualmente con una Multinacional por causas colectivas, enfrenta diariamente amenazas contra su integridad de grupos al margen de la ley, incluso los organismos de seguridad del mismo Estado. “Nos han perseguido, nos han criminalizado, tenemos procesos Judiciales en nuestra contra  y nunca nos podido comprobar nada. De hecho cuando a mí me capturan en el año 2013 junto a más de 80 compañeros, una captura masiva que en Colombia es ilegal y después nos trasladan en el helicóptero de EPM por orden del Gobernador Sergio Fajardo, posteriormente no nos comprobaron nada; el delito era obstrucción de vías y obviamente uno marcha es la por vía. Somos pacifistas nunca hemos quemado una  llanta”.
Hay un poema que dice que todo nos llega tarde, esto lo saca a relucir ahora Isabel Cristina, y lo dice no con satisfacción sino con el rostro descompuesto de preocupación: “Ahora nos dicen ustedes tenían la razón  y nadie debió haber avalado este proyecto, menos ambiental, social y técnicamente; pero nosotros como conocedores del cañón tenemos que decir que hay una profunda desconfianza: primero nos dicen que no hay alerta, después lo contrario pero se está trabajando y luego se evacúan los trabajadores por temor a un inminente derrumbe.”
El día de la Avalancha, 25 de mayo de 2018, llamé a todos los compañeros del movimiento, continua, Isabel Cristina, la Empresa dice no hubo víctimas; pero si se llevó a cabo una muerte, además se llevó varios puentes. Como creen que esto no es una tragedia, es que la vida de esta Señora no cuenta, no cuenta el dolor de su familia, el pánico de los vecinos y la zozobra de nuevos embates de la naturaleza… Por eso el Proyecto hay que clausurarlo, irlo desmontándolo gradualmente, dejar el lecho del Rio libre, o en otro caso, que sea el Gobierno Nacional quien lo ejecute previo un estudio de una firma de expertos internacionales como sucedió con Chirajara y estos miren su viabilidad.
[La Verdad Del Pueblo]

1 comentario:

Heriberto de Jesús Mazo dijo...

Ojala escucharan a esta señora; todavia hay tiempo de tomar una decision favorable para la comunidad aguas abajo del proyecto